Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Crítica de ‘Amor y Anarquía’: la seducción como juego peligroso e inevitable

Esta comedia sueca se estrenó el 4 de noviembre en Netflix y está protagonizada por un par de compañeros de trabajo. Una asesora casada, Sofie, y un joven informático, Max. La serie gira en torno a la relación que surge entre ellos. En nuestra crítica de ‘Amor y Anarquía’, te contamos más (sin spoilers).

Un «romance laboral»

El lugar de trabajo de los protagonistas se convierte en el escenario principal de un peligroso romance. Las interpretaciones de ambos están a la altura de la historia y la química entre ellos es evidente; pero su relación pudo haber sido más profunda, polémica y divertida, si el guion lo hubiera permitido.

Después de la tensión inicial entre Sofie y Max, uno de ellos toma ventaja tras presenciar una «situación vergonzosa». Entonces comienza el conflicto principal de la mano de una serie de retos, cuyas consecuencias no solo afectarán la relación entre los protagonistas, sino también a su entorno.

Estrenos de Netflix en noviembre

Amor y Anarquía es una serie entretenida, con un ritmo llevadero, llena de situaciones jocosas (un tanto infantiles), y episodios de corta duración. Sin embargo, no explora a fondo en su premisa y en las implicaciones de esta. Aunque es posible quedar satisfecho con su historia, el potencial que tiene no es aprovechado al máximo.

Claro está, las motivaciones de los protagonistas se establecen desde el principio, pero el lazo que surge entre ambos resulta prematuro, aunque no inverosímil. Por suerte, el desenlace llega como consecuencia de los hechos y no como un conveniente artificio .

Crítica de Amor y Anarquía

Una editorial en apuros

Además del romance o juego de seducción de los protagonistas, esta producción reflexiona en torno a tópicos actuales, tales como, la influencia del streaming y las redes sociales, el valor de la literatura y su papel en la era digital, la estabilidad laboral como necesidad y evidencia de progreso. Incluso, muestra la desnudez como símbolo de libertad y rebeldía.

Sofie llega a su nuevo lugar de trabajo, una editorial prestigiosa con problemas económicas, por la necesidad de la empresa de adaptarse a los nuevos tiempos. Ella luce como una persona idónea para el cargo y, a pesar de que se compromete desde el principio, encuentra una tentadora e inevitable «distracción»: Max. Entonces las consecuencias serán inevitables e imprevisibles.

Crítica de Amor y Anarquía

La labor de Sofie le sirve como excusa a la serie para abordar los retos que enfrenta la industria editorial en los tiempos actuales; donde los libros digitales parecen ser el presente y el futuro. Por si fuera poco, las redes sociales nunca quedan marginadas de los hechos importantes del día a día y empresas como, ciertas compañías de streaming, también gozan de influencia económica y cultural.

Por otro lado, la serie se vale de Max para mostrar la importancia que supone un empleo en el aspecto económico y emocional, y la influencia que ejercen las tensiones familiares en la conducta del individuo.

También te puede interesar: 5 series de amor en Netflix

En fin, Amor y Anarquía es una producción fácil de ver con protagonistas interesantes que sostienen una peligrosa relación lúdica. No es la mejor comedia de Netflix, pero tiene sus virtudes. Le falta profundidad en el desarrollo, sin embargo, comienza y termina bien. Además, verla implica poco tiempo: alrededor de cuatro horas…

Si esta crítica de Amor y Anarquía te resulto útil, también te podría interesar Gambito de Dama, la miniserie del momento.

0