Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Las Primicias según la Biblia, ¿cómo reconocerlas?

Hay quienes se preguntan por la vigencia de la Fiesta de las Primicias y cómo adaptarla al tiempo actual. En este sentido lo dicho por Santiago en su carta ofrece pistas esclarecedoras. A continuación hablaremos de las Primicias según la Biblia.

No es un qué, es un quién

Santiago 1:18 afirma lo siguiente: «Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas». Entonces las primicias son los hijos de Dios, es decir, la Iglesia. Ahora bien, esto es posbile solo gracias al sacrificio de Cristo.

Las Primicias según la Biblia: nacer de nuevo

Según la Real Academia Española el término primicia puede definirse como «Fruto primero de cualquier cosa». El primer fruto de la muerte de Cristo fue la reconciliación del hombre con Dios. La conformación de la iglesia, la venida del Espíritu Santo y la ruptura de la historia (antes y después de Cristo), son otros de los frutos de la obra en la cruz.

Lo mejor que tenía Dios era Cristo, su hijo (su primicia) y lo mejor que tiene Cristo es su iglesia (su primicia). Claro está, Santiago también hace un llamado para que aquellos que dicen creer en la palabra de Dios, además de escucharla, la practiquen.

Características de las Primicias según la Biblia

Santiago invita a la reflexión desde el versículo 22 hasta el 25. De lo dicho allí, se puede hablar de al menos cinco cualidades que forman parte de las primicias.

1- Son elegidos antes de nacer

Jeremías 1: 5 dice que Dios conoció al profeta en cuestión antes de formarlo en el vientre. Esta palabra aplica a todo el cuerpo de Cristo. Dios creó el mundo para el hombre, por eso pensó en él antes de formar el planeta.

Nos hizo nacer por la palabra (18) y esta palabra es la que debemos cumplir. Antes de nacer la estamos escuchando. Así como los padres les hablan a sus hijos en el vientre, Dios nos habló antes a nosotros. Y esa voz nos resulta familiar.

2- Son constantes

En Dios no hay variación y en sus hijos tampoco. Santiago 1:8 afirma que «El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos». La determinación es clave en la vida del creyente. El que carezca de ella no estará preparado para expresar plenamente el carácter de Cristo.

¿Usted invertiría en un negocio, si el encargado del mismo ha fracasado en todo lo que ha emprendido?

3- Son activos (no pasivos)

La palabra de Dios es poderosa, pero no basta con escucharla. Estar de acuerdo con el mensaje divino implica llevarlo a cabo. Escuchar sin ejecutar es sinónimo de hipocresía.

Imaginen que alguien va como invitado a un programa de radio y solicita ayuda económica para cubrir su quimioterapia. ¿Qué sucedería si el encargado del programa no presta ayuda de ningún tipo y solo le da «palabras de aliento»?

Los creyentes que no son activos, son pasivos. No hay medias tintas. El testimonio expone el evangelio y a la iglesia, no solo al individuo.

4- De esencia inalterable

Si la esencia de los hijos de Dios es inmutable, ¿cómo es que las acciones de algunos creyentes contradicen sus creencias? Porque no alimentan el espíritu, no ponen la palabra en práctica y se acostumbran a una vida carnal.

La anología de Santiago explica esto: el hombre que olvida su rostro a pesar de que lo ha visto una y otra vez en el espejo. Algunos creyentes olvidan lo que dice las escrituras, aunque lo hayan leído cientos de veces.

5- Capaces de sentirse plenos o satisfechos

El versículo 25 del primer capítulo de Santiago dice que la perseverancia del creyente lo hará bienaventurado. Es decir, estará en la capacidad de sentirse feliz, pleno o satisfecho.

Esto será posible gracias a que sus creencias y sus acciones no estarán en conflicto. El que hace lo que cree no es cautivo de la contradicción.

En fin, Jesucristo es la primicia de Dios y sus hijos son la primicia de este. Claro está, la palabra conlleva una responsabilidad ineludible en el creyente, pero este está capacitado para ejecutarla y para sentir satisfacción al hacerlo.

Estudiar las primicias según la Biblia puede dar mucho de qué hablar, esperamos que estas líneas hayan sido de utilidad.

Si te gusta leer estos libros no pueden faltar en tu biblioteca.
0