Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Crítica de ‘El Internado: Las Cumbres’, la nueva apuesta juvenil

Las series españolas son cada vez más numerosas y entre sus filas cuentan con grandes representantes. Y, a pesar de que Netflix suele ser la plataforma de streaming que las acoge o produce, esta vez fue el turno de Amazon Prime Video. En esta crítica de ‘El Internado: Las Cumbres’, te contamos algunos detalles (sin spoilers) de una producción que llegó para quedarse.

Atrapados y en peligro

La serie es un reboot (reinicio) de ‘El Internado’, producción de Globomedia emitida por Antena 3. La historia se desarrolla en un colegio ubicado en un antiguo monasterio, lugar donde existen leyendas terroríficas que «amenazan» a sus habitantes.

Este, precisamente, es el elemento diferenciador de la serie: su lado oscuro. Elemento que la distingue, no de su predecesora, sino de la mayoría de las producciones para adolescentes.

Crítica de El Internado: Las Cumbres

En general, los chicos que hacen vida en el Internado podrían ser calificados como inadaptados o potenciales delincuentes, ya que no están preparados para ser insertados en la sociedad «común». Incluso, en la serie los tildan de «escorias». Lo cierto, es que esa es la excusa narrativa para mantenerlos cautivos en un lugar donde la disciplina y el maltrato, entre otras cosas, forman parte de la rutina.

Escapar de esa suerte de cárcel adolescente sería lo ideal, ya que a primera vista luce como una apuesta tentadora o una solución inmediata. Pero tal y como reza el adagio: el remedio podría ser peor que la enfermedad. Los peligrosos que aguardan afuera, por extraños que parezcan, son tan reales como la necesidad de huir, y, además, potencialmente mortíferos.

Amaia y Manu

Una historia en ascenso

La primera temporada se toma su tiempo para mostrar los peligros que rodean a estos chicos. De hecho, al igual que los protagonistas, aún desconocemos los pormenores y el alcance de las amenazas. Pero, afortunadamente, ya se confirmó que habrá segunda temporada.

Cabe destacar, que la dosificación de la información también se traduce en un ritmo lento, sobre todo en los primeros episodios. Sin embargo, la serie mejora de forma paulatina y termina pisando fuerte. Aunque deja mucho por responder, lo hace con conciencia plena. Parece diseñada para abordar de a poco las interrogantes que plantea.

Personajes del reboot de El Internado

Personajes de El Internado: Las Cumbres

Los personajes principales, al igual que la historia, también evolucionan con el tiempo en pantalla. Es posible que tarden en generarnos empatía, pero finalmente lo lograrán (al menos algunos). De hecho, un par de ellos (o quizás tres) tienen una historia de fondo que merece ser explorada.

Además del terror que gira en torno al lugar donde residen, la vida cotidiana de los protagonistas parece una suerte de prueba gracias a los diversos traumas y dificultades que enfrentan. Es decir, siempre estarán rodeados de calamidad, pero los deseos de vivir permanecerán intactos. Incluso, los aliados o paliativos serán difíciles de encontrar, pero no estarán ausentes.

Crítica de El Internado Las Cumbres

Claro está, una vida apacible no sería el escenario más favorable para narrar una historia que despierte el interés de las masas. De hecho, tenerlos encerrados y padeciendo (física y/o psicológicamente) favorece a la narrativa. Si el equipo creativo decidiera liberarlos indefinidamente, correría el riesgo de perder la esencia o calidad del show. Tal y como sucedió, guardando las distancias, con ‘Prison Break’.

Por otro lado, además del ritmo lento de los primeros episodios, a veces notamos la necesidad de la historia por llevarnos de un punto a otro. En otras palabras: uno de los protagonistas encuentra de forma súbita o sospechosamente conveniente, en reiteradas oportunidades, pistas o respuestas importantes.

Sin embargo, más allá de los defectos, la serie se vale de sus virtudes para tornarse entretenida. Y, como decíamos al principio, el tono oscuro le da un matiz distinto al género. Es decir, es mucho más que un show de adolescentes rebeldes…

Claro está, la segunda temporada debe seguir combinando de forma eficiente el tono jocoso, juvenil y por momentos festivo, con el tono oscuro y tenso, si pretende conservar su calidad.

En fin, la producción española en cuestión no es una serie que vaya a marcar una época, pero sabe construir el clima ideal para su narrativa y le saca provecho a sus virtudes.

Si esta crítica de ‘El Internado: Las Cumbres’ te resultó útil, también te podría interesar: Las mejores series para adolescentes de la actualidad.

0