Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Crítica de ‘Big Shot: Entrenador de Élite’, la serie que nos recuerda a ‘Ted Lasso’

Cuando pensamos en series de Disney+, The Mandalorian y las producciones de Marvel se convierten en los referentes habituales. Sin embargo, más allá del mundo de superhéroes y de Star Wars, existen otros universos explorados por la plataforma mencionada. En nuestra crítica de ‘Big Shot: Entrenador de Élite’, te contamos sin spoilers las impresiones que nos dejó la serie de David E. Kelley (Big Little Lies, Goliath, The Undoing) protagonizada por John Stamos (ER).

‘Big Shot: Entrenador de Élite’, una serie optimista

La historia gira en torno a Marvyn Korn, un prestigioso entrenador de baloncesto universitario que después de ser expulsado de la NCAA (tras un incidente violento), continúa su carrera de una forma inesperada: como entrenador de un equipo de baloncesto femenino en una escuela privada.

El nuevo trabajo de Marvyn supone un reto particular y complejo, si bien dirigir a equipos de baloncesto es lo que ama y sabe hacer, lidiar con chicas que, además, son adolescentes, no forma parte de su currículum. Esta tarea está ligada al ámbito emocional tanto o más que al deportivo. Por si fuera poco, por tratarse de un equipo no profesional, entrarán en juego distintos imponderables. Tales como, ajustar los horarios de entrenamiento a intereses ajenos a su equipo y la dificultad o imposibilidad de hacerse con buenos refuerzos.

Crítica de 'Big Shot: Entrenador de Élite'

Marvyn es padre de una chica adolescente, pero el tiempo compartido con ella ha sido poco, entonces su labor como entrenador de un equipo femenino «juvenil» es inédita en cualquier sentido. Además, es una prueba para su ego, su temperamento y su paciencia. Una prueba en la que evolucionará como ser humano, como padre y, por supuesto, como personaje.

Big Shot no es una serie profunda, compleja o sorpresiva y tampoco pretende o necesita serlo. Es un show divertido, optimista, honesto y sencillo (pero no simple). Sus protagonistas tienen el carisma suficiente para conquistar al espectador y sus conflictos nos resultarán tan familiares como acertados para la narrativa.

Personajes de Entrenador de Élite

No todo es baloncesto

Conviene aclarar que no importa si eres aficionado o no al baloncesto, incluso, importa poco si desconoces la mayoría de sus reglas. El show no profundiza en el juego, sino en sus participantes y en la vida de los mismos. El baloncesto es una excusa, así como lo es el ajedrez en The Queens Gambit o el fútbol en Ted Lasso, para hablar de las pasiones y la naturaleza humana.

La serie funciona bien porque sus personajes están bien logrados, por las relaciones que se forjan entre ellos y por la manera de abordar sus conflictos, sus sueños y su día a día. Es un show sobre la convivencia, la familia, la amistad, la competitividad, la pasión, el amor y la madurez. Su tono optimista y su lado deportivo, más allá de las enormes diferencias, nos recuerda a Ted Lasso.

Crítica de Big Shot: Entrenador de Élite

Big Shot es esperanzadora, pero no ingenua. Es un show que no necesita muertes o grandes misterios para entretener, pero que aprovecha sus herramientas y se vale de buenos personajes, momentos emotivos bien logrados, momentos de tensión y de humor. Sirens, el equipo de baloncesto dirigido por Marvyn, tiene que ganar en la cancha, pero sobre todo, fuera de ella; donde las dificultades que afrontan las chicas parecen más complejas y determinantes que cualquier partido de baloncesto de gran dificultad.

Big Shot cuenta con diez episodios y podría tener segunda temporada, pero Disney+ aún lo ha confirmado. 

Si está crítica de ‘Big Shot: Entrenador de Élite’ te resultó útil, también te puede interesar: Ted Lasso, la serie de Apple TV+ que necesitábamos.

0