Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Crítica de ‘The Leftovers’: una serie nostálgica y maravillosa

HBO se caracteriza por producir contenido de calidad, los ejemplos sobran: Chernobyl, Game of Thrones, The Wire, entre otros… En esta oportunidad hablaremos de una serie que se estrenó en 2014, una producción que no pierde vigencia y que no dejará indiferentes a sus espectadores. Nuestra crítica de The Leftovers no contiene spoilers.

¿De qué va ‘The Leftovers’?

Basada en la novela homónima de Tom Perrota y protagonizada por Kevin Garvey (Justin Theroux), jefe de la policía de Mapleton, Nueva York. La historia está ambientada en un mundo donde el 2 % de la población del planeta desapareció por razones desconocidas.

Crítica de The Leftovers

Resonante como poesía

The Leftovers es una serie inquietante, reveladora, extraña y profundamente nostálgica. Sus personajes han sobrevivido a un evento sin precedentes en el planeta, pero las consecuencias del mismo cambiaron la vida de la humanidad para siempre.

Las desapariciones repentinas no solo afectan a quienes perdieron a un ser querido, también agudizaron los problemas existenciales o modificaron la conducta de quienes no se vieron afectados directamente.

La sociedad de The Leftovers se enfrenta al duelo, la nostalgia, la zozobra (por desconocer las causas del evento en cuestión), el miedo (ante una posible réplica), y, por supuesto, a una crisis de fe o a la reinvención de la misma y, en algunos casos, a la desesperanza.

«Quiero creer que no me rodean las ruinas de una civilización muerta», afirma uno de los personajes, sus palabras, perfectamente, podrían ser el lema de toda una sociedad.

Kevin Garvey (Justin Theroux) y
Nora Durst (Carrie Coon)

El duelo es más complejo cuando las certezas no existen. Las desapariciones no son concluyentes. Mantener la esperanza de un posible reencuentro es creer en lo incierto o lo desconocido. En otras palabras, la incertidumbre es el gran enemigo; un rival inmaterial, pero poderoso, casi invencible, más temible que la muerte.

Para colmo de males, en esta nueva sociedad existe un nuevo culto, integrado por personas que prefieren evitar el lenguaje hablado, que tienen una predilección por el color blanco y los cigarrillos y, que a pesar de que han dejado su vida atrás para dedicarse de lleno a una misteriosa secta; se encargan de recordarle al mundo lo sucedido, como si las desapariciones no pudieran ser ignoradas jamás.

La religión de The Leftovers

El culto en cuestión no es la única novedad en la fe. El apocalipsis y la salvación tendrán nuevos matices. En este sentido la historia utiliza dos espacios o planos aparentemente distintos, la vida y la muerte, para crear un vínculo insospechado entre ellos.

The Leftovers es una serie que ahonda en la naturaleza humana, en sus miedos, sus creencias, sus pasiones y sus penas. Es una producción compleja y profunda; que no alecciona, pero sugiere; que no espanta, pero inquieta.

Si bien, el ritmo de los primeros episodios no es vertiginoso, tampoco se distrae o se recrea en escenas innecesarias o irrelevantes para la historia. Además, el final de cada temporada es sorpresivo, intenso y bien logrado.

En fin, nuestra crítica de The Leftovers es también una invitación para aquellos que aún desconocen esta producción de HBO. El mundo construido por Tom Perrota y Damon Lindelof (Lost) es único, admirable e imposible de olvidar.

También te podrían interesar: Las series más complejas de la actualidad.

1+